Incubadoras low-cost para reducir la mortalidad infantil

Siguiendo con el post “Design Thinking para mejorar la vida de las personas” os traemos este post sobre otro caso en el que se ha utilizado la empatía, para llegar a conocer las necesidades de las personas y darles una solución “humanamente deseable, técnicamente viable y económicamente rentable (o sostenible)”.

En este caso hablamos de un problema que se da en los países en vías de desarrollo como es la mortalidad infantil. Estas tasas de mortalidad infantil se podrían reducir mediante la utilización de incubadoras para nacimientos prematuros.

¿Cuál es el problema? Estos aparatos son caros y difíciles de mantener o reparar. Pero hay soluciones.

Incubadora Low – cost.

Una de ellas es la de la de un joven madrileño, Alejandro Escario, que ha diseñado una incubadora de bajo coste. El dispositivo tiene una estructura de madera con pequeñas piezas de plástico, y un sistema electrónico que controla la temperatura y humedad.

La incubadora modular tiene un precio que ronda los 300 euros,frente a los más de 6.000 (o hasta 60.000) que pueden tener estos dispositivos en los países occidentales.

Escario desarrolló su idea desde cero y ha fabricado esta incubadora ‘low cost’ dentro del FabLab Madrid CEU, el laboratorio en Madrid perteneciente a la red mundial de laboratorios del Center for Bits and Atoms del MIT (Massachusetts Institute of Technology).

El prototipo se instalará en la Maternidad de Nikki (Benin), gracias a la colaboración de la Fundación Alaine, y en una primera fase proporcionará información puntual acerca de su funcionamiento, así como de las posibles propuestas de mejora.

Esta sería la fase de testeo del prototipo.

 Una incubadora low cost española salvará miles de vidas en África

Foto. La sexta

Incubadora de “mecánica fácil”

Otro enfoque podría ser, el centrarse en la parte del mantenimiento. Este sería el caso de la iniciativa llevada a cabo por el Centro de Medicina Integradora y Tecnología Innovadora (CIMIT, en sus siglas en inglés).

En la fase de observación se percataron de que en estos países contaban con el conocimiento y los medios para reparar la mecánica de un coche. Decidieron pues, aprovechar esta capacidad para diseñar una incubadora compuesta por piezas de automoción, de forma que su matenimiento fuera sencillo y económico. Siempre será más fácil encontrar recambios de coche que componentes específicos para incubadoras.

Imagen del dispositivo (Foto: Joshua Touster)

Imagen del dispositivo (Foto: Joshua Touster)

Para fabricar el dispositivo, los expertos del CIMIT recurrieron a “Design That Matters” (“Diseño que importa”), una organización sin ánimo de lucro. El resultado es una incubadora más barata (cuesta unos 700 €) y cuyas piezas, en caso de rotura, se pueden reemplazar por otras similares, sin importar el modelo de coche del que provengan.

Dos soluciones diferentes para un mismo problema, y ambas basadas en el concepto “Human Centered Design”, es decir,  Diseñar basándonos en las necesidad es de las personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s